La necropsia del oso de Quirós revela que fue atacado por otro

Muerte natural. La necropsia practicada al oso hallado el pasado 10 de junio en las proximidades de Cortes, en el concejo de Quirós, revela que el animal falleció «por las lesiones traumáticas superficiales y leves que presentaba, posiblemente ocasionadas por otro oso, y por una infección, concretamente, una miositis gangrenosa» generada por dos bacterias. El examen forense, rubricado por el catedrático de Histología y Anatomía Patológica del Departamento de Sanidad Animal de la Universidad de León Juan Francisco García Marín, no observó ninguna alteración ósea ni la presencia de proyectiles o fragmentos de éstos en el cuerpo del animal, un macho adulto, de unos tres años y 60 kilos de peso.

Rechaza así la teoría defendida por el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas), que la pasada semana llevó a cabo sobre el terreno una reconstrucción de las últimas horas de vida del oso para tratar de demostrar su tesis de que fue abatido por disparos de un cazador furtivo. El presidente del Fapas, Roberto Hartasánchez, dudó de la validez de los exámenes forenses que se estaban realizando al animal en León y reclamó una necropsia realizada por profesionales «independientes».

El informe que firma el catedrático Juan Francisco García Marín señala que el animal estaba muy débil y desnutrido y que presentaba «un desarrollo escaso» para su edad, así como «un adelgazamiento acusado, con ausencia de grasa y con pérdida parcial de la grasa de la pelvis renal y coronarias, siendo sustituida por tejido gelatinoso». También habla de una «atrofia moderada de la musculatura esquelética».

El estudio señala que el oso podría portar la bacteria que le causó la infección bien en su aparato digestivo o bien en el músculo, por heridas antiguas. No obstante, el catedrático se inclina a pensar que lo más probable sería una invasión del músculo desde el tubo digestivo, algo que pudo verse favorecido por el estado de debilidad del animal y los traumatismos recibidos en la pelea con otro ejemplar.

Anuncios