Rutas BTT – Por los valles de Cangas de Onís

Por los valles de Cangas de Onís
Por los valles de Cangas de Onís

Buscando alternativas para el recorrido de una gran concentración ciclista, la XVIII Cordillera Cantábrica de Asturcón BTT, cuyo recorrido inicial fue alterado por varias circunstancias –cruces de carreteras importantes en tiempos de «operación salida» y excesivo asfalto para el gusto de algunos–, apareció Cangas de Onís. Apareció un circuito que se logró sacar adelante por el empeño personal del señor Nespral (Asturcón BTT), que fue capaz de enhebrar en pocos días todo un recorrido de una dificultad media-alta y fácil logística.
La salida de la ruta se puede hacer de forma cómoda desde el área deportiva de Cangas de Onís, (zona del polideportivo), a cuyos pies nace la carretera que sube a Llueves. Ésa es la que se debe tomar, una subida tranquila por asfalto sin complicaciones hasta el propio pueblo. Habría que adentrarse en el pueblo tomado rumbo Este, en dirección al camino hormigonado que sube a los depósitos de agua y al Cantu. Se trata de un trazado cómodo que pronto presenta un claro desvío a mano derecha que arranca en pendiente para ir buscando la alta ladera del Pico el Arbolín, por lugares de las Pardas hacia Llandín. Es una zona en leve subida por terrenos de hierba que dan espectaculares perspectivas sobre el valle de Cangues y los Picos de Europa.
Se dobla la punta del Ceniceru para pasar por Cabaña Curada hacia el collado de Cardes, dejándose caer sin remisión hacia la Collada Laín, con dos posibilidades, o bien bajar por la pista sin mayor peligro o hacerlo por el viejo camino destrozado que se abre a la derecha nada más empezar la bajada. Hágase como se haga, se desembocará en la citada collada, que entronca directamente con la carretera que va a Tresanu.
En este punto se gira a la izquierda para tomar un viejo camino que en bajada va dirección Norte hacia el caserío de Posadorio. El pico Arbolín nos queda a la izquierda, allí arriba peringonado, y se va perdiendo de vista a medida que la ruta se enfondiga rumbo a Coavenes. Ya en el carretil que va hacia el Molín de Mingo, giramos a la izquierda para tomar el otro ramal que nace un poco más adelante y que ayuda a subir hasta San Tirso, punto y final del tramo asfaltado.
Desde San Tirso, el sendero da la vuelta a Peña Villa por el collado San justo, a cuyos pies nace el núcleo de Villa, al que llegamos tras un precioso paseo que se abre entre esta peña y la sierra de Escapa. Es un complejo recorrido entre praderas y pequeños núcleos nacido en medio de este complejo mundo cárstico de la parte norte del concejo cangués.
De nuevo nace el asfalto al llegar a San Tirso. Por él se baja hasta Peruyes, cruzando el río Zardón hacia el núcleo de Cuenco, colocándose de este modo paralelos a la carretera N-634.
Hay carretiles asfaltados estrechos, por los cuales el personal circula tranquilamente sin mucha preocupación, o sea que cuidado con soltar el freno dejándose ir, porque se puede tener algún que otro susto. Se irá buscando el lateral de la carretera N-634 al enfilar hacia Piedrova, donde el valle se abre en toda su extensión, dejando atrás los cerrados valles cársticos y metiéndose de lleno en otros parajes que cambian cuando el bello camino de Piedrova deja a los ciclistas a las puertas del matadero comarcal, encima mismo de la N-634. Tocamos por un momento de nuevo el asfalto y nos vamos por la pista que nace al pie de la entrada del matadero y que va rodeando el pico de la Viella.
Este es un promontorio de cuarcitas viejas, rotas por las múltiples pistas de reforestación que permiten en una escalada continua subir hasta tomar un collado más bajero que el de Piedrova y que ofrece toda una vista sobre el río Sella. Así se llega al valle de Triongo, ya en bajada y casi paralelos a la riega de la Guelga para entrar en Miyar y en Triongo.
De nuevo se le ve la faz a la N634 en Triongo, pero se le da la espalda para enfilar hacia el núcleo de La Canal, acompañando por unos momentos al arroyo que da nombre al pueblo y al mismo valle. Pero a la altura de Libia, un pequeño conjunto de casas, se cruza el río tomando rumbo Sur para encaramarse en la collada de Ordial a través de una dura subida que obliga a subir la bici del ramal, pues la pedregosa rampa abierta a pelo, valle abajo, ya es peligrosa bajando, y subiendo se hace imposible.
Una vez en la parte de arriba, se gira a la izquierda para plantarse en la propia collada de Ordial, abandonando las vistas sobre la zona norte de la comarca y volviendo la mirada hacia los valles más sureños de Cangas de Onís.
La bajada, sin pérdida alguna, se hace pista abajo, enfilando la ladera sin piedad. Un par de ramales a la derecha se desechan para bajar metidos en la zona más boscosa, cuando la pista quiere como bordear el Pico Faes y meterse a mano izquierda por un camino de trazas más antiguas. Es tal vez lo más bonito de toda la senda, junto la subida a la zona del Arbolín y la bajada a Posadorio. Un camino que se va convirtiendo en sendero, abriéndose paso entre la vegetación que amenaza con comérselo, y baja hacia Las Rozas, en plena carretera Arriondas-Cangas de Onís. Apenas si se toca aquí la carretera, pues la ruta se va por el poco espacio que hay entre la acera y se coloca detrás de los apartamentos de Florenta, donde se encuentra un viejo camino de bellas trazas que acompaña al Sella aguas arriba hacia el restaurado monasterio de Villanueva, convertido en parador nacional.
Se abandona el parador, cruzando todo su aparcamiento para doblar hacia la izquierda, metiéndose en todo el pueblo para de nuevo tomar el camino que, aunque parece increíble, encuentra paso entre el roquedal y los rabiones del Sella, dejando lugar a un minúsculo camino que se agranda por momentos. Esto permite, ya en llano, llegar de nuevo al área deportiva de Contraquil, en Cangas de Onís, de donde se habrá salido unas horas antes de devorar unos 2.100 metros de subidas

Tipo de ruta: circular.
Recorrido: Cangas de Onís-Llueves-Collada Laín-Covaenes-San Tirso-Peruyes-Triongo-Las Rozas-Villanueva-Cangas de Onís.
Longitud: 33 kilómetros.
Desnivel acumulado de ascenso: 2.138 metros.
Horario: 4 horas

Anuncios