11/06/2014 – Hallan el cadáver del único oso del Pirineo no emparentado con Pyros

El oso pardo Balou, el último que se soltó en el Pirineo en 2006 y el único no emparentado con Pyros -el padre o abuelo del resto de osos-, fue hallado muerto ayer en Melles (Francia), ha confirmado el responsable técnico de Medio Ambiente del Consejo General de Arán, Ivan Afonso.

Los técnicos franceses encargados del seguimiento del oso están pendientes de los resultados de la autopsia para conocer las causas del fallecimiento, publica hoy el diario La Mañana.

«Al ser el único oso no emparentado con Pyros, se complican los problemas de consanguinidad que amenazan la continuidad de la población», ha señalado Afonso.

Un nuevo oso pardo llegará al Pirineo en 2015

La Generalitat de Cataluña prevé la llegada de un nuevo oso pardo al Pirineo hacia 2015, con el objetivo de sustituir al macho Pyros. De este modo, se aseguraría la variabilidad genética y la viabilidad de la población de la especie.

Se trata de una de las medidas contempladas en el nuevo proyecto europeo Life+, dotado con 2,43 millones de euros -el 75% aportado por la Unión Europea (UE)-, para desarrollar acciones que faciliten la coexistencia de este plantígrado con ganaderos y habitantes de la zona.

Pyros, macho liberado en 1997 procedente de Eslovenia, se acerca a su senectud y es el padre de los 28 osos que forman parte de la población del Pirineo central, por lo que los técnicos apuntan a la necesidad de asegurar su relevo, ya que el 75% de los cachorros nacidos en libertad son hijos del mismo padre.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural de la Generalitat tiene encargada la gestión y la protección del oso pardo, catalogado en peligro de extinción, en Cataluña, ha señalado el departamento que dirige Josep Maria Pelegrí en un comunicado.

Atractivo turístico

El proyecto Life+ otorgado por la UE tiene como beneficiario principal a la Consejería, junto con el Consejo General de Arán, la Fundación Oso Pardo, Forestal Catalana y la Universidad de Lérida, y pretende diseñar espacios de conectividad para el oso, impulsar su papel como atractivo turístico y, sobre todo, potenciar el sector ganadero y minimizar el riesgo de ataques a rebaños y colmenas.

El Gobierno ha precisado que el año pasado se produjeron en total 12 ataques de oso pardo en el Pirineo, lo que en total supuso la muerte de 30 ovejas, 4 corderos y otras 4 colmenas, con el pago de 4.680 euros en indemnizaciones.

A partir de la información de los equipos de seguimiento de Francia, Arán y Cataluña, se estima que en el Pirineo central existen tres núcleos con presencia de osos que suman entre 31 y 35 plantígrados.

Medio Ambiente, más allá de pagar las indemnizaciones por los ataques, tiene desde hace años un programa de apoyo a ganaderos para que agrupen sus rebaños, como la contratación de pastores entre junio y octubre, además de haber entregado una treintena de perros en la última década.

Osas extranjeras embarazadas
Anuncios