La superficie quemada en el Parque de los Picos se redujo un 60% en 2013

En los primeros cuatro meses de 2014 se han visto afectadas por los incendios forestales 28,6 hectáreas en el espacio protegido

Un incendio forestal siempre es un hecho preocupante. Más aún cuando tiene lugar en espacio protegido como es un parque nacional debido a la riqueza de fauna y flora que contiene. Por ello es relevante el gran descenso que registró el pasado 2013 la superficie abrasada en los Picos de Europa con respecto al año anterior. Y es que en 2012 se quemaron un total de 458,7 hectáreas de las 64.660 que tiene el conjunto del Parque, mientras que en 2013 la cifra se redujo hasta las 182,03, lo que supone un descenso del 60% según los datos de las memorias anuales que se realizan del Parque Nacional.

Aún así estos dos últimos años han sido los que peores datos han registrado del último cuatrienio. Y es que en 2010 sólo se vieron afectadas por incendios forestales 18,5 hectáreas, mientras que en 2012 la cifra se elevó hasta las 87,7. Y desde enero hasta abril de este 2014 se quemaron 28,6. En total 775,5 hectáreas del Parque Nacional de los Picos de Europa se han visto afectadas por los incendios forestales en los últimos cuatro años.

Sin duda el peor año de este periodo ha sido 2012. En ese ejercicio se registraron 19 de estos fuegos dentro del espacio protegido que quemaron las 458,7 hectáreas mencionadas con anterioridad. Según figura en la memoria del Parque de aquel año en la mayor parte de los casos (17 de 19) los fuegos se originaron para generar pastos. También la mayor parte de los incendios tuvieron lugar en el territorio que Asturias aporta al Parque (16 de 19) y nueve de ellos se produjeron en Amieva. De entre todos estos incendios hay dos que destacan por la superficie afectada. Se trata de uno registrado en el paraje oniense de Las Maedas-Comeya, que quemó 226,1 hectáreas; y el que tuvo lugar en Cebreu-Carbucedo, en Amieva, y que calcinó 118,72 hectáreas.

En 2013, pese a registrarse una bajada considerable con respecto al año anterior, el número de incendios forestales registrados en el Parque (14 fuegos que calcinaron 182 hectáreas) siguió siendo muy notable. Según los datos de ese año, la mayor parte de esta superficie corresponde a un incendio ocurrido en Posada de Valdeón, concretamente en la zona de El Puntial, que afectó a una superficie de 140 hectáreas. Este fuego obligó a cerrar un trecho de la parte leonesa de la ruta del Cares durante 3 días hasta que fue sofocado. 2011 fue un año en el que se registraron cinco incendios forestales en el Parque Nacional, tres de ellos en el concejo de Cabrales. También hubo varios episodios de fuegos sucesivos de diferente tamaño en Onís. En total se quemaron 87,7 hectáreas, la mayor parte de ellas (52.7) en un fuego originado en la zona conocida como El Pelliteru, en las inmediaciones de Tielve.

Por su parte en 2010 sólo hubo dos incendios en el espacio protegido, uno en Amieva y otro en Cabrales. Entre ambos sumaron 18,5 hectáreas calcinadas. Aún así este dato no es muy fiable ya que en la propia memoria del Parque Nacional de aquel año se indica que, aunque se detectaron otros incendios dentro del Parque, no se tiene información de ellos porque cuando el personal del Parque llegó al lugar ya estaban apagados. Por último en los primeros cuatro meses de 2014 la superficie calcinada suma ya 28,6 hectáreas. Desde enero hasta abril sólo se han producido dos fuegos, el último en la zona de Camplengo, en Onís, que afectó a 11 hectáreas.

La mayoría de los incendios forestales que se han registrado en el Parque Nacional de los Picos de Europa en estos cuatro años y cuatro meses han calcinado superficie de matorral y de pastos, aunque también ha habido casos en los que se ha visto afectado el arbolado y el monte bajo.

Anuncios