Las primeras osas con crías del año 2014

En plena primavera, las nuevas familias de osos ya campean por las montañas cantábricas. Los equipos de la Fundación Oso Pardo (FOP) y de las administraciones autonómicas cantábricas ya han localizado activos varios grupos familiares en abril y mayo de 2014.

Los pequeños oseznos, nacidos en el interior de las oseras hace cuatro meses, en lo más duro del invierno, ciegos, desnudos y con apenas 300 g de peso, comienzan a salir al exterior en los últimos días de abril y primeros de mayo. Ahora, con un peso de 3 o 4 kg, son cachorros activos, curiosos y juguetones que descubren el mundo exterior bajo la atenta vigilancia de su madre; al principio cerca de la osera, y aumentando poco a poco su área de campeo, las familias pasan los días en los lugares más escarpados y menos accesibles de las cabeceras montañosas.

Las osas dedican la mayor parte del tiempo a alimentarse para hacer frente a la alta demanda energética que supone amamantar y cuidar a sus cachorros. Pastan hierba y plantas herbáceas, comen hojas tiernas de árboles y arbustos, buscan hormigas e invertebrados bajo las piedras y aprovechan las carroñas que puedan encontrar. Dedican mucho tiempo también a la vigilancia de sus pequeños, sobre todo en estos primeros meses en los que existe el riego de un ataque infanticida por parte de los osos machos en celo.

Los cachorros comienzan a probar los alimentos de su entorno, pero su principal recurso es la nutritiva leche materna. A esta edad son jugadores incansables y dedican más del 35% del tiempo diurno al juego. Si son dos o tres hermanos juegan entre ellos: se persiguen, se lanzan manotazos y mordiscos, luchan, trepan a los árboles y agarran ramas o piedras. Cuando se trata de un solo cachorro, la madre dedica más tiempo a jugar con el pequeño que en las familias numerosas. Esta actividad lúdica tiene una gran importancia para la preparación de los oseznos para su vida futura. Todavía pasarán un año entero con su madre, creciendo y aprendiendo, antes de que la familia se separe y comience su vida en solitario en los montes de la Cordillera Cantábrica.

Anuncios