Proyectos para ampliar la ruta del Cares y recuperar la laguna de Ándara

3 de junio de 2014

La sesión de ayer del Patronato del Parque Nacional de los Picos de Europa sirvió, principalmente, para informar a los representantes de las diferentes administraciones y colectivos del estado en el que se encuentran diferentes proyectos. Uno de los más destacados y que, aunque se encuentre en otra comunidad autónoma, tiene una relación mayor con Asturias es el de la prolongación de la senda del Cares en su vertiente leonesa.

Ayer se informó a los asistentes sobre este proyecto que ampliará la senda desde Caín a Posada por el camino del Bustio. En total serán 9 kilómetros más de recorrido para aquellos senderistas que quieran completarlo en su totalidad. Según se informó ayer, diferentes técnicos han visitado la zona y ya se ha aprobado una parte del proyecto que se va a ejecutar. El resto de la actuación está aún en fase de redacción.

Desde la Junta de Castilla y León ya se comunicó el pasado enero, cuando se conoció la noticia, que la intención de este ejecutivo regional era arreglar el viejo camino del Bustio para animar así a que una parte de las decenas de miles de personas que todos los años recorren la ruta del Cares se decidiesen a completar también ese nuevo tramo, atrayendo de este modo un mayor número de turistas a la zona.

Una de las novedades que se ha conocido con motivo de la celebración del Patronato es que en el plan de trabajo de esta obra se ha incluido la creación de un aparcamiento en Codiñanes, el cual funcionará como estacionamiento para la Vía Ferrata y la ruta del Cares para aquellos que opten por iniciarla desde este punto.

En la sesión de ayer también se informó sobre el proyecto de recuperación previsto para el lago Ándara, situado en la vertiente cántabra del Parque Nacional y que desapareció a principios del siglo XX. La previsión es que la empresa pública Tragsa realice una campaña de sondeos para ver si se confirma la viabilidad de la recuperación de esta laguna.

Según un estudio realizado por expertos de la Universidad de Oviedo, la recuperación sería factible. Este documento determina que el lago desapareció debido a una explotación minera como consecuencia de las voladuras realizadas.

Si se confirma la viabilidad del lago, el siguiente paso sería inyectar material impermeabilizante para elevar la cota de agua un metro en una primera fase, a la que seguirían otras sucesivas hasta conseguir que el lago recuperase un aspecto similar al original. Para los sondeos y la primera impermeabilización se ha reservado una partida de 150.000 euros.

Así mismo en la sesión de ayer se informó sobre los trámites para mejorar la señalización de los accesos al Parque Nacional. En el caso de Asturias estas acciones se centrarán en el concejo de Peñamellera Baja donde sí que se contemplan mejoras, principalmente relacionadas con la mejora de la carretera N-621 a su paso por el Desfiladero de La Hermida. Aquí se colocará señalización de acceso al Parque en Rumenes y en Urdón con carteles que indiquen los accesos rodados. También se colocarán señales en los cruces que dan acceso a San Esteban y Cuñaba en las que figurarán los nombres de estas localidades.

Anuncios