Cursos de Agua en los Picos de Europa

Los arroyos y ríos modelan cañones y gargantas

La acción erosiva de los ríos del Parque Nacional de los Picos de Europa forma espectaculares cañones, gargantas y desfiladeros, con desniveles de más de 2.000 metros de altura, por los que trepan las encinas que se instalan en pequeñas repisas y donde la única vegetación existente se desarrolla en fisuras y grietas. Estas paredes dan cobijo al buitre leonado (Gyps fulvus), al alimoche (Neophron percnopterus), al búho real (Bubo bubo), a las chovas piquirroja y piquigualda (Pyrrhocorax graculus, P. pyrrhocorax), al halcón peregrino (Falco peregrinus) y al águila real (Aquila chrysaetos).

Los bosques galería

La mayoría de los arroyos y ríos del Parque Nacional de los Picos de Europa descienden de forma torrencial en los tramos altos, para suavizar su velocidad en las partes más bajas, permitiendo que en sus márgenes se desarrolle un bosque de sauces (Salix spp.), alisos (Alnus glutinosa), fresnos (Fraxinus angustifolia) y carballos (Quercus robur). El elevado caudal, las bajas temperaturas, la gran velocidad y la elevada calidad de sus aguas determinan la importancia truchera y salmonera de estos ríos. Además, llama la atención el inquieto mirlo acuático (Cinclus cinclus) que se sumerge en busca de alimento, el o multicolor martín pescador (Alcedo atthis), cuyas zambullidas son siempre un prodigio de rapidez. Lavanderas cascadeña (Motacilla cinerea) y blanca (Motacilla alba), mosquiteros (Phylloscopus collybita) y currucas (Sylvia spp.) forman parte de una larga lista, de hasta 42 especies, que viven en estos ambientes.

Vegetación palustre a orillas del lago La Ercina

Una de las curiosidades del parque es la presencia de una masa vegetal antaño flotante en el interior del lago La Ercina, hoy día fija en una de las orillas del lago. Esta manta flotante es un hábitat excelente para los cárices (Carex spp), trébol de agua (Menyanthes trifoliata), diferentes especies de musgos y alguna planta insectivora, como la grasilla (Pinguicola grandiflora), especialmente atractiva para los insectos, que quedan atrapados en sus hojas pegajosas al posarse sobre ella.

Anfibios que viven en lagunas y lagos

Las masas de agua remansadas en pequeños encharcamientos forman lagunillas repletas de especies acuáticas, como la salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica), el tritón alpino (Triturus alpestris) y el tritón palmeado (T. helveticus). Otros habitantes comunes de estos espacios son la rana bermeja (Rana temporaria), que puede hacer las puestas incluso en la nieve, el sapo partero (Alytes obstetricans) que transporta la puesta de huevos en las patas traseras hasta el momento de la eclosión y el sapo común (Bufo bufo) el más grande de todos ellos.

Anuncios