Cuántos osos hay y dónde en la Cordillera Cantábrica

No es fácil contar los osos de un territorio. Es una especie forestal, difícil de ver y en general es imposible distinguir unos individuos de otros. Para evaluar su población, lo más recomendable es contar el número de osas con crías, ya que permanecen aquerenciadas en territorios más delimitados y realizan desplazamientos de menor alcance, lo que facilita su diferenciación. Si cada año contamos el número de hembras que se han reproducido podremos seguir el devenir de la población y analizar su tendencia.

Territorio Oso Cantábrico

 

La población cantábrica de oso pardo se encuentra dividida en dos subpoblaciones separadas geográficamente, con características genéticas diferenciadas y con un incipiente y reducido intercambio demográfico y genético entre ambas.

La subpoblación occidental se extiende por unos 2.800 km2, desde los Ancares lucenses y leoneses hasta llegar casi a la zona central de la cordillera entre León y Asturias. Se estructura espacialmente en tres núcleos reproductores distintos: el más numeroso en los concejos asturianos de Cangas del Narcea, Degaña y zonas limítrofes de Ibias y en los municipios leoneses de Villablino, Palacios del Sil y Páramo del Sil; un segundo, que ocupa básicamente los concejos asturianos de Somiedo y Belmonte; y un tercer núcleo, también asturiano, asentado en Proaza y zonas limítrofes. En el año 2013 se estima que esta subpoblación está constituida por unos 180 osos.

La subpoblación oriental ocupa unos 2.100 km2 por la Montaña palentina, entre las cabeceras de los ríos Carrión y Pisuerga, y la Montaña oriental leonesa, con presencia consolidada en los montes cántabros de Campoo de Suso y Liébana y presencia más ocasional en terrenos del oriente de Asturias. Esta subpoblación presenta un núcleo reproductor consolidado en la Montaña palentina y zonas limítrofes de Cantabria y otro núcleo en Riaño-Valdeón, que tras desaparecer a mediados de los años noventa ha vuelto a recuperarse, con reproducción intermitente, en la primera década de este siglo. En el año 2013 se estima que está constituida por unos 30 osos.

El seguimiento de la evolución de esta población se realiza mediante el control y vigilancia de las osas con crías que se localizan cada año, de forma estandarizada y coordinada desde el año 1989. Los datos de censo son recogidos por los equipos de la FOP y de las comunidades autónomas, con el apoyo local de otros colaboradores y entidades, mediante cientos de Itinerarios de búsqueda de indicios, esperas de observación y seguimiento de grupos familiares y trabajos de comprobación de observaciones ocasionales, permitiendo registrar e individualizar el número mínimo seguro de osas diferentes que han tenido crías en cada año. Estos datos de los censos de osas han permitido constatar la recuperación de la especie después de décadas de declive continuado. Los datos de 2012 suponen un nuevo record, con 33 osas acompañadas de 62 oseznos, de las cuales 29 y 56 crías corresponden a la zona occidental y cuatro con seis oseznos a la oriental. Esta recuperación es más marcada en la subpoblación occidental, donde se estima una tasa de crecimiento anual del 10,6%, confirmando el buen momento reproductivo y la tendencia demográfica positiva desde mediados de los años noventa. En la subpoblación oriental los osos también han experimentado un proceso de recuperación después del dramático declive de los noventa, estimándose una tasa de crecimiento anual del 6,3%, y contabilizando por fin cuatro osas con crías del año tanto en 2011 como en 2012.

Captura de pantalla 2014-05-19 a la(s) 13.21.23

Anuncios